¿Es neurofeedback eficaz para tratar el TDAH?

¿Es neurofeedback eficaz para tratar el TDAH?

El Déficit de Atención con Hiperactividad una condición que afecta la atención, el control de impulso, niveles de actividad y aprendizaje.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (The Centers for Disease Control and Prevention, CDC) estima que en 2011, 11 por ciento de niños en los Estados Unidos están viviendo con esta condición.

Meditación, psicoterapia y cambios en el estilo de vida, pueden aliviar los síntomas para muchos niños, pero eso no es efectivo para todo el mundo y en algunas personas las drogas tienen efectos secundarios que algunas personas encuentran intolerables.

Algunos padres están reacios a medicar a sus hijos o no tiene tiempo de acudir a  sesiones de terapia de manera regular.

Para estas familias, neurofeedback, a veces llamado biofeedback o neuroterapia puede ser una opción viable libre de medicación para manejar los síntomas del déficit de atención con hiperactividad.

¿Qué es Neurofeedback?

Muchas personas con Déficit de Atención con Hiperactividad muestran diferentes conductas cerebrales, particularmente en el lóbulo frontal del cerebro. El lóbulo frontal es una región del cerebro vinculada a la personalidad, la conducta y el aprendizaje.

Neurofeedback mide las ondas eléctricas del cerebro. Neurofeedback puede ser usado para tratar personas con TDAH entrenándolos para que usen su cerebro de manera diferente.

La función cerebral y la conducta se impactan uno al otro. Por lo tanto, cambios en conducta pueden cambiar el cerebro y cambios en el cerebro pueden cambiar la conducta.

Neurofeedback tiene como objetivo cambiar la conducta cambiando el cerebro.

El cerebro produce señales eléctricas que pueden ser medidas. Neurofeedback mide esas ondas eléctricas, usualmente con un dispositivo llamado electroencefalógrafo (EEG).

Como otros dispositivos eléctricos, ciclos de ondas cerebrales a frecuencias. Los cinco diferentes tipos de ondas, alfa, beta, gamma, delta y theta. Cada una de ellas tiene diferentes frecuencias y estas son medidas con un EEG.

Algunas investigaciones sugieren que las personas con TDAH tienen muchas ondas Theta y pocas ondas Beta. Neurofeedback pretende corregir esta diferencia entrenando a las personas con TDAH para que usen su cerebro de forma diferente.

Los terapeutas de Neurofeedack comienzan colocando electrodos en la cabeza para medir la actividad cerebral. Esto permitirá ver las ondas cerebrales en la pantalla de la computadora durante la sesión.

Basado en la retroalimentación de la onda cerebral, el terapeuta instruirá a la persona para que realice una determinada tarea.

El proceso puede incluir sonidos y otra clase de estímulos que animará al cerebro a procesar la información de manera diferente.Estos pudieran ser música o sonidos que de repente paran o comienzan.

Este enfoque puede interrumpir, alterar o amplificar la actividad cerebral basada en la retroalimentación del EEG.

Simpatizantes de Neurofeedback afirman que esta retroalimentación constante puede alterar lentamente las ondas cerebrales.Si las ondas cerebrales cambian también lo harán los síntomas de TDAH.

El uso de Neurofeedback no está limitado al TDAH. Ha sido usado para tratar diferentes condiciones psicológicas y puede ayudar a mejorar el desempeño en general. Estudios sugieren que puede ayudar con la depresión.

¿Cómo Funciona?

Estudios acerca de la efectividad de Neurofeedback están divididos. En 2009, un meta análisis que involucraba a 467 personas con TDAH encontraron  mejoras de mediano a grande en los síntomas y sugirió que el Neurofeedback podía ser “eficaz y especifico”. Un estudio de 2013 indica que podría reducir síntomas de TDAH.

En 2014, evaluaciones hechas por padres indicaron que el neurofeedback produjo mejorías en la impulsividad, en la atención y en la hiperactividad.En el mismo estudio, maestros notaron mejorías solo en la atención.

El Neurofedback parece mejorar algunos síntomas pero las mejorías varían según la persona que hace la observación.

Un meta análisis más grande conducido en 2016, no concluye que neurofeedback es un tratamiento efectivo y pide que se haga más investigación.

En 2013, investigadores comparan los efectos de Neurofeedback con los de los estimulantes aceptados  para el tratamiento de TDAH. 16 niños entre 7 y 16 años de edad tomaron medicamentos y otros 16 se sometieron a neurofeedback. Los participantes que tomaron medicamentos experimentaron una reducción en los síntomas de TDAH pero aquellos que se sometieron a neurofeedback no. Un estudio de 2011 ve como neurofeedback puede tener un efecto placebo. Ocho niños entre 8 y 15 años usaron neurofeedback, y seis otros recibieron un “falso” neurofeedback. Los dos grupos mostraron mejorías significativas en los síntomas de TDAH, lo que sugiere que los beneficios del neurofeedback se pueden deber a un efecto placebo.

Críticas al Neurofeedback

Los críticos de neurofeedback argumentan que muchos estudios que apoyan su uso tienen defectos de diseño hacienda difícil probar si la técnica es efectiva o no. Autores de varios estudios han pedido más investigación.

En 1990, el Psicólogo Barry L. Beyerstein llamó al neurofeedback “neuromitología”. El argumento que el éxito de neurofeedback estaba ligado la creencia del usuario de que iba a funcionar.

Algunas críticos  han calificado al neurofeedback como una estafa. Otros argumentan que no hay protocolos aceptados de neurofeedback.

No está claro por cuanto tiempo o que tan frecuente una persona debe hacer neurofeedback para ver resultados. Un usuario de neurofeedback puede estar tirando dinero sin fin buscando mejorías que nunca llegan.

¿Qué esperar?

Una persona que va a participar en una sesión de neurofeedback deberá empezar contestando un número de preguntas acerca de sus síntomas, historia de tratamientos y estilo de vida.

Ellos continuarán dando información acerca de sus síntomas antes de cada sesión, lo que permitirá al proveedor averiguar las mejorías en el tiempo.

Durante cada sesión, el proveedor conectara al paciente a una máquina de EEG colocando electrodos en sus cabezas. El número de electrodos varía dependiendo del proveedor y de la sesión. Los electrodos no lastiman y ellos no conducen ninguna corriente eléctrica en el cerebro.

Cuando comienza la sesión, un escáner en tiempo real de las ondas cerebrales de la persona se verá en la pantalla. Basado en esta retroalimentación, el proveedor recibirá instrucciones para ajustar las ondas cerebrales.

Las actividades pueden incluir un vídeo juego, música o escuchar sonidos.

Mientras la sesión avanza, esto debería cambiar las ondas cerebrales. A través de las sesiones, habrá cambios más significativos en el cerebro. Esto debería traducirse en cambios de pensamiento y de conducta.

Tomando la Decisión

Neurofeedback no produce dolor y no hay evidencia de efectos secundarios negativos. Si otro tratamiento para TDAH no es efectivo vale la pena probar con neurofeedback.

El principal inconveniente es el costo.

Las preguntas que se le pueden hacer al proveedor incluyen;

¿Cuánto cuesta el tratamiento?

¿Cómo mide los progresos?

¿Cuánto tiempo toma para ver resultados?

¿Cuantas sesiones necesitaré?

¿Cuánto dura cada sesión?

Hay alguna manera de que yo haga algo para aumentar la efectividad del tratamiento?

Siempre es una buena idea discutir un plan de tratamiento o cambio en el plan de tratamiento con un psiquiatra o con un proveedor de salud.

« | »