Atleta

¡Mejora tu desempeño físico o cualquier disciplina SIN MEDICAMENTOS o actividades adicionales!

Atleta

“Desde ese momento que me comprometí con la terapia noté mucha mejora en el sueño”

“Apenas me acuesto me desconecto inmediatamente (…) Definitivamente rindo mucho más” 

“Hay que aclarar que la terapia no te hace más fuerte sino que uno se siente más resistente porque descansa mejor”

 

Yo corro y hago triatlones: ciclismo, natación y running. Empecé a hacer Neotherapy, pero en una primera oportunidad no fui constante con las sesiones. En ese caso no sentí mucho efecto. Sin embargo, me sentí relajado cada vez que iba a mi sesión. Lo veía más que todo como una hora de relax para mí. No tenía muchas expectativas para mejorar en el deporte. En total hice como 12 terapias de manera irregular.

 

Tiempo después el Centro de Neotherapy me hizo la propuesta para hacer las sesiones de manera regular para un estudio que querían hacer en el centro con deportistas. Yo hago muchas carreras de larga distancia, como ultramaratones, que requieren de un entrenamiento muy exigente, en el que parte fundamental es el descanso, y desde ese momento que me comprometí noté mucha mejora en el sueño.

 

A partir de las dos semanas de Neotherapy sentí que dormía muchísimo mejor. Apenas me acuesto me desconecto inmediatamente. Eso es importante para mí porque los tiempos que tengo para descansar son muy cortos. A la cuarta sesión empecé a tener unos sueños muy profundos y estaba descansando verdaderamente. Cuando un atleta se dedica a hacer una actividad física exigente, con metas de tiempos, etc; ese esfuerzo físico tiene un desgaste diario. Hay que recuperarse rápido, y la manera es el descanso.  Definitivamente rindo mucho más.

 

Lo recomendaría para quienes practican deportes que necesiten una recuperación especial. Me refiero a quienes entrenan a diario muchas horas. Hay que aclarar que la terapia no te hace más fuerte sino que uno se siente más resistente porque descansa mejor. El deporte requiere de mucho poder mental.

 

Nunca sentí nada raro por los electrodos. Siempre me sentí muy cómodo. Cada sesión era un regalo para mí. 

FacebookTwitterGoogle+Email