Señora con depresión y agorafobia

“El Neurofeedback es seguro e indoloro“...

Señora con depresión y agorafobia

“Ya no tengo problema en ir a ningún lugar público donde haya mucha gente”

“No tenga miedo (…) La terapia no conlleva un efecto secundario”

“Lo importante es que hoy me siento mucho mejor que antes” 

Antes de empezar la terapia yo estaba bastante mal. De hecho, confieso que no sé cómo llegué manejando mi carro hasta el centro la primera vez. Sufría de depresión, ansiedad, ataques de pánico y acrofobia.

 

Tengo que decir que el tratamiento no era tan efectivo al comenzar. Pero, a medida que pasaba el tiempo, empecé a mejorar. Diría que a partir del segundo o tercer mes ya me empecé a sentir mejor. Eso sí, yo recibía una sesión por semana. 

 

De los síntomas que más mejoré fue la acrofobia.  Ya no tengo problema en ir a ningún lugar público donde haya mucha gente.  Mi problema en general era tal, que  yo tenia miedo hasta de cuidar a mis nietos. Ahora sí puedo disfrutar de ellos. Mi familia está muy contenta. Antes mi hijo estaba muy preocupado y me decía:  “pareces un zombi”. Les ha parecido una maravilla este cambio.

 

Yo le digo a la gente que no tenga miedo de hacerse este tratamiento. La terapia no conlleva un efecto secundario.  Sólo se trata de un momento de relajación donde los doctores te ponen algo en la televisión; incluso uno puede llevar algo: yo llevaba conciertos de artistas que me gustaban. Te ponen unos sensores en la cabeza, y mientras,  el doctor está en la computadora monitoreando tu actividad cerebral. Uno no siente nada, hasta se olvida de que tiene eso en la cabeza.

 

Hoy día he bajado la intensidad de la terapia. Vuelvo de manera irregular. Tal vez dos sesiones por mes o incluso menos. Lo importante es que hoy me siento mucho mejor que antes.

FacebookTwitterGoogle+Email