Los mandalas, el éxito del yoga mental a través del dibujo

Los mandalas nos conectan con nuestro interior, disminuye la ansiedad, la fatiga y el estrés, nos remite a lo esencial, a la expresión de la belleza, armonía, equilibrio, perfección y movimiento de la vida.

De un tiempo a esta parte una palabra se ha ubicado en nuestra rutina: mandala. Libros donde se colorean dibujos, láminas, de muy diferente manera. Podemos definirlo así rápidamente, pero es mucho más profundo. Para conocer las ventajas y los beneficios que tienen los mandalas para nuestra mente hemos hablado con Asdrúbal Olivares Elizalde, director de Susinventos, y su directora general de arte, Susana Lozano Ascensio, creadores de Susinventos.

¿Qué son los mandalas?

“Imaginemos un conjunto de elementos organizados alrededor de un centro expresando una idea… ¡Esto es un mandala! Generalmente estos elementos son simbólicos, es decir representan algo más o nos conducen a una idea o concepto más profundo. El término mandala proviene del sánscrito y significa “círculo”. Estas representaciones geométricas tienen un fuerte arraigo en rituales del hinduismo y el budismo; no obstante, las podemos encontrar en prácticamente todas las culturas del mundo”, afirma su director.

“Debido a sus múltiples virtudes, colorear mandalas ha sido utilizado exitosamente alrededor del mundo en diversas disciplinas que van desde la psiquiatría, psicología, pedagogía y neuropedagogía, hasta prácticas terapéuticas, espirituales y energéticas”, relata a Buenavida+ desde México.

¿Por qué debemos iniciarnos en los mandalas?

“En la actualidad nos enfrentamos a dinámicas sociales, económicas y laborales mucho más agresivas, aceleradas y desgastantes. Además, el impacto y flujo de información es cada vez mayor, lo que genera que estemos más dispersos y menos atentos a lo que realmente importa en nuestras vidas: salud, bienestar, amar, compartir, disfrutar, ayudar, crecer, lograr nuestro propósito de vida…”, afirma Asdrúbal Olivares.

“Incorporar hábitos que nos permitan estar presentes y acercarnos a los aspectos valiosos de nuestras vidas hoy resulta no únicamente recomendable sino indispensable, y esto es justamente lo que nos brinda el coloreado de mandalas, ya que nos conduce a estados de tranquilidad y relajación, nos conecta con nuestro interior, disminuye la ansiedad, la fatiga y el estrés, nos remite a lo esencial, a la expresión de la belleza, armonía, equilibrio, perfección y movimiento de la vida; además, sincroniza las funciones cerebrales, desde nuestras necesidades básicas y expresiones afectivas hasta el análisis y procesamiento de información, planeación y proyección”, comenta.

¿Es como un yoga mental?

“Es una buena metáfora, si consideramos al yoga como una disciplina espiritual, física y mental que tiende al bienestar y a la unión de una persona con el todo. En este sentido, el diseño, coloreado o trabajo con mandalas también busca este bienestar integral. Recordemos que uno de los beneficios consiste en que, al tiempo que nos induce a estados de meditación y relajación, establece una conexión entre el centro (uno mismo) y la periferia (mundo exterior). Unión, meditación, bienestar, espíritu, bienestar, armonía, movimiento, equilibrio, belleza, interiorización, son todos elementos que ambas disciplinas comparten”, dice Olivares.

¿A quiénes se recomiendan?

“Es una actividad muy noble, así que la puede realizar cualquier persona, de cualquier edad y es posible comenzar con aquellos que nos gusten o llamen más nuestra atención. Cuando se trabaja con niños pequeños, los diseños deben estar adaptados al nivel de desarrollo de su psicomotricidad fina, procurando que los espacios para iluminar no sean estrechos o muy reducidos; sin embargo, en el caso de los adultos, dependerá sobre todo de una apreciación estética o el gusto por un tema o diseño en particular”.

“En casos más concretos son utilizados para fines específicos dentro de disciplinas como la psiquiatría, psicología o pedagogía o bien en diversas prácticas terapéuticas, espirituales o energéticas”.

“Además, existen diferentes técnicas dependiendo del objetivo que se pretenda alcanzar. Por ejemplo, si buscamos entrar en contacto con nuestro interior, nuestra identidad o nuestras emociones, es recomendable iluminarlos del exterior hacia el interior; cuando lo hacemos partiendo desde el centro hacia afuera, logramos mejorar nuestra expresión y comunicación”, entre muchos otros beneficios.

Para finalizar, “el coloreado de mandalas constituye una práctica sumamente positiva que está al alcance de todos y de todos los bolsillos, que podemos practicar en cualquier lugar y que nos brinda múltiples beneficios. ¡A colorear mandalas!”

Fuente: as.com

FacebookEmailTwitterGoogle+LinkedIn