TIPS: CÓMO CALMAR A UNA PERSONA CON AUTISMO

 

A menudo, las personas con autismo severo (adolescentes, adultos) pueden tener rabietas o crisis nerviosas si se molestan. Si están con ellos, es importante saber qué hacer para calmarlos.

Esto también aplica en caso de personas con síndrome de Asperger, si bien suele ocurrir con mucha menos frecuencia.

Pasos

1 Si la persona es comunicativa, pregúntale que es lo que le está molestando. Si es un anuncio en el televisor o un ruido fuerte, sácala del área (llévala a un lugar tranquilo).

2 Si la persona no es comunicativa, apaga la televisión, música, etc. A menudo, las personas con autismo tiene problemas con los estímulos sensoriales; ellos escuchan, sienten y ven cosas con mucha más intensidad que otros.

3 Usa los masajes. Muchas personas con autismo se han beneficiado de la terapia de masajes. Ayúdala a colocarse en una posición cómoda, aprieta suavemente sus sienes, masajea sus hombros, frota sus espaldas o pies. Mantén tus movimientos suaves, relajantes y cuidadosos.

4 Trata de presionar su cuerpo suavemente. Si la persona está sentada, párate detrás de él o ella y cruza tus brazos encima de su pecho. Deja caer tu cabeza de costado y coloca tu mejilla encima de su cabeza. Presiona levemente. Esta posición le debe ayudar a relajarse y calmarse.

5 Si está golpeándose o sacudiéndose, retira cualquier objeto que le podría lastimar. Protege su cabeza colocándola en tu regazo o poniendo una almohada debajo de ella.

6 Sostenla, frota sus hombros y muéstrale afecto. Esto podría ayudarla a calmarse.

7 Sácale cualquier prenda de vestir que sea incómoda(bufandas, suéteres holgados o corbatas que pueden estar atadas)

Si puedes llévalo a un lugar tranquilo. Si no puedes, no intentes hacerlo, pero trata de animar a cualquier persona que se encuentre en la habitación a retirarse.

9 Si la situación empeora, llama para pedir ayuda.

Consejos

• Incluso si la persona no es comunicativa, puedes hablar con ella. Tranquilízala y háblale en tonos suaves. Esto podría ayudar a que se calme.

• Puede ser tenebroso cuando una persona con autismo tiene una rabieta. Trátala como cualquier otra persona que está molesta.

• Permanece calmado. Si permaneces calmado, es más probable que la persona se calme.

• Verifica tu ropa antes de tratar de sostener cerca a la persona para tranquilizarla. Algunas personas odian la sensación de ciertas telas, como algodón, franela o lana, lo cual puede empeorar el problema que está presentando.

• Si estás en la calle, o en un lugar adecuado, trata de carga al niño sobre tus hombros. Esto puede ser muy relajante y también evita que el niño se exponga de manera involuntaria a situaciones peligrosas.

No le pidas ni ordenes nada, ya que a menudo una sobrecarga de estímulos ha provocado la angustia. Este es un motivo por el cual una habitación tranquila (si se encuentra disponible) puede ser tan efectiva.

• Después de tener una crisis nerviosa o una rabieta, quédate con la persona. Supervísala, ya que podría sentirse cansada y/o confundida.

El consuelo verbal puede ayudar; sin embargo, si no está ayudando, deja de hablar y quédate quieto.

Advertencias

 Nunca le grites a la persona. Recuerda, él o ella es autista, de modo que esta puede ser la única manera de expresar su malestar.

 Nunca le pegues a la persona.

 Al hacerle masajes, ten cuidado de no lastimarla.

 Nunca dejes a la persona sola.

 No lo ates con una cuerda ni le pongas una “camisa de fuerza”. Eso puede interpretarse como maltrato.

 No le digas frases como “eres un inmaduro”, “pareces un enfermo mental”, “haz lo que te dé la gana”, etc. Esto está muy mal.

 

Fuente: gt.transdoc.com

FacebookEmailTwitterGoogle+LinkedIn